Linda sonrisa

Sé que estás en la habitación, ese aroma es inconfundible. Efectivamente tú, fresco y veraniego así siempre sonriente de vacaciones permanente.
Pocos son tan alegres, tu sonries a solas. Trato de imaginar los pensamientos que cruzan por tu cabeza con cada mueca. La sonrisa discreta, una un poco más coqueta, otra algo burlona. Siempre sonriente.
Me gusta.
Soy yo tan diferente, mi sonrisa en más amplia y espontánea aunque menos frecuente.
Por eso te admiro porque me pregunto cómo lo logras. Concluyó que son tus pensamientos juguetones al observarnos a todos. Te da tiempo de verlo todo. Mientras yo me paseo ausente por la avenida. Caminando sin mirar, viendo sin observar.
Solo te veo a ti y a tu linda sonrisa.

Lecciones dolorosas

Si, lo sé. Este dolor que siento me lo he ganado a tiento.
Obvie, que serías fuerte toda la vida y estarías presente cada día con la misma fuerza que caracteriza nuestra unidad.
Mas no te cultivé, no te cuidé.
Todos lo sabemos, y siempre dejamos a la deriva las verdaderas cosas importantes.
Sollozando, arrepentidos a sabiendas de nuestras faltas.
Hoy, aquí cada centímetro de mi cuerpo delata mi falta de amor por ti.
Mi despreocupación, mi autosabotaje.
¿Cuanto tiempo me tomará recuperarte?
Después de 3 meses constantes, veo tan solo destellos de aliento.
Años perdidos, años por recuperarte.
Y hay días en que vuelvo a olvidarte.
¿Por qué es tan difícil aprender?

Simply be

Could it be true?
Are we born with a predispose destiny?
Are we genetically prone to failure?
Is it running through our veins?
failure or success?
And if it is,
Can I go against it?
But wait,
Is it failure not to be successful?
Is wealth success?
What is success?
Maybe, I am successful
just nobody has ever acknowledged it,
lack of recognition might be blurring my definitions.
Tell me,
Am I right?
Am I a failure?
Why do I care what you have to say?
Does it really matter?
Will you be my friend or my savior?
or simply my executioner?
Maybe, I am better off in silence.
fewer questions, less fear,
simply be.

Hablar por hablar

Errar es fácil,
tan fácil como lo es hablar,
habilidad aprendida
poco desarrollada,
murmullos, chismes,
bocanadas de palabras,
vulgar.
 
Erramos y hablamos
todo el tiempo,
meditando poco la sincronización
de las ideas
con las intenciones,
dejándonos ir
en rabietas
causando sin sabores,
arruinando aún más
nuestros objetivos.
 
Para, mujer
deja de hablar
Para, hombre
deja de importunar
a los demás.
 
Si bien hubiese un poco de razón
en tus pensamientos, tus ideas
tus intenciones,
hay poco tiento en su ejecución,
estás incomodando a la audiencia,
tan sensible ella.
 
No errar es para mentes selectas.
acompañadas de silencios,
seguidos de estrategias,
y no todos aprendemos a tiempo
a dejar de hablar.

Impasse

Sudo, camino, busco
y regreso al mismo lugar.
 
Me inspiro, escribo, me animo
hasta quedar en blanco
una vez más.
 
Me levanto, me esfuerzo, avanzo
hasta caer desfallecida,
cansada de este ciclo
repetitivo.
 
Mi mente se cicla,
ojalá fuera tan simple como
jalar del enchufe
para volver a empezar.
 
Mis emociones se alinean
con mis pensamientos
solo por momentos
sigo caminando
sin cesar.

Ideas

Muy recientemente descubrí que me enamoré.
Si me enamoré de la idea de ti. De lo que soñé e imaginé que eras para mí.
Tu juventud, tu belleza, tu malvada habilidad para hacerte la interesante sumada a mi necesidad de la novedad.
A placer, dominada por el deseo de lo que mi imaginación ya había diseñado.
Nunca sabré si acaso eras un poco como te imaginé.
Solo sé que me enamoré de esa idea, y no lo sabía. Hacía mucho que no lo sentía como saber que la emoción era real, incluso tal vez no lo haya sido.
Hoy mucho tiempo después pienso que así fué.
Desearía haberla disfrutado más. Haberme entregado más. Haberla vivido más. Porque es cierto, estas emociones se dan cuando se dan y desaparecen en el tiempo. No son coincidencia, no se viven todos los días, ni se sienten igual con todas las personas.
Miedo y pensamiento fueron el obstáculo para dejarme ir aún más en este juego.
Vivimos de emociones, y aún si eras perfecta o no, lo único que importa era lo que sentía yo.
Enamorarse no es amar.
Es el incontrolable sentimiento de no ver la verdad. Satisfacción sin realidad.
Feliz San Valentín

Sigo aquí

Sigo hablando contigo y pienso que eres tú.
Has estado a mi lado tanto tiempo que no me imagino sin ti.
Sin embargo, despierto pensando qué hago aquí.

“No eres tu, soy yo.”

Suena a cliché, más es mi realidad.

Porque eres perfecta, me has dado tanto. Por eso me pregunto porque me siento como que me falta algo.

Lo he sentido antes, ya antes me he ido de tu lado. Por eso sé que es cierto que no eres tú que soy yo que en mi vanidad, mi egocentrismo, mi ambición, me encuentro una vez más sola en tu compañía.

¿Será que aún con un nueva amor, y después de la emoción vuelva esta sensación?

Y, si esto es cierto, entonces, ¿cómo puedo evitar esta sensación?

Libros, páginas y letras pasan por mi en esta búsqueda de la tranquilidad. Saciedad.

Todo es perspectiva controlada por nuestra mente. Las emociones son creadas por nosotros. Mas hasta ahora no he encontrado los pasos que me lleven al control de estas estúpidas perspectivas que me hacen sentir incomoda o incompleta.

¿Es solo mi imaginación o realmente me falta algo? ¿Dónde están las respuestas correctas?

¿Será que ya has cumplido tu tiempo y tu misión conmigo?

Entonces, pienso que no soy nada sin ti.

Cíclico y aburrido se vuelve este pensamiento. Irme o quedarme. Nuevo o viejo. Falso o verdadero.

Mientras sigo hablando conmigo misma acerca de ti.
Sigo sin decidirme y sigo aquí.